Decide Madrid

Volver a Comunidad en el distrito de Centro Sol

Desertización en el centro de la ciudad

Antonio Cordero Antonio Cordero  •  27/05/2020  •    Sin comentarios

Cava Baja. Año de 2020 DC. Que haya 58 bares en una calle es un auténtico despropósito, que esa calle tenga una longitud de solo trescientos metros ya es para nota y que aún vivamos unos centenares de vecinos en esos trescientos metros conviviendo con la desertización del hostelero de aluvión con master en SCB (Suck the Community Blood), es algo que habría que dejar registrado en las gestas junto a Numancia o Esparta. Negocios de baja calidad con vidas efímeras que atraen un público que cada día da más pena, desplazan a los empresas familiares de barrio tradicionales que conviven con los vecinos y que estos necesitan. “Emprendedores” con fondos públicos de las administraciones públicas para montar negocios privados, como algunos ejemplos que han salido recientemente en prensa: deben 5 millones de euros a pagar este mes y solo han devuelto trescientos mil y de intereses, a vosotros os darían ese dinero? estarían tan tranquilos y os dejarían no devolverlo? Jajaja perdonadme pero es que es tan alto el grado de desfachatez de estos tipos. Tan alto y desde hace tanto tiempo, con su prepotencia y su estupidez y sus maneras chulescas. El modelo, santificado por el padre Mercado: financia tus negocios con dinero público (porque el Estado no lo quieren ni en pintura, bueno sólo para repartirse nuestra pasta entre ellos y sus primos en sus negocios). Estaba cantado, no ha servido de nada ese lapso de tiempo ni los 510.000 votos para continuar desarrollando políticas sostenibles. Ya están aquí de nuevo estos tipos del extrarradio a buscar su ElDorado, suelo aurífero en su modalidad actual que es el turismo de aluvión, estos garimpeiros de la cerveza y la VUT. Qué pena tener que llegar a decirlo pero ojalá este bicho sirva para acabar con ese turismo de baja estofa que desertifica y embrutece y empobrece. ¿Dónde está el viaje y la curiosidad por verte lejos y perdido en medio de olores y lenguas que desconoces y que poco a poco van conformando un mundo que nunca habías imaginado? ¿dónde está el respeto y la vivencia? ¿En esos lugares clonados en los que todo es exactamente igual aquí, en Bangkok, Londres o Pekín? Los mismos lugares y las mismas tiendas, igualitas las casas de alojamiento turístico en Mandalay o Sicilia, los bares modernos con cartas de tutuki de tataki, los muebles ikea y las miradas mustias. Nada es sorprendente excepto la multitud que busca un individuo local, una familia, unos niños que vivan en el lugar y puedan cambiar esa perpetua cara de cartón piedra que se nos está quedando en el mundo. Y eso es lo que nos está pasando desde hace una década en nuestro barrio. Y si volvemos al absurdo en su faceta más Ubú? Por qué no planteamos que se saquen a la calle todos los negocios? Peluquerías, librerías, mercerías, ultramarinos, chinos, tabacos, agencias de viaje, carnicerías, droguerías, tiendas de ropa, en todo el barrio, en fin lo que quede porque tampoco es mucho. Por qué nos sacar nuestros comedores y nuestros salones a las aceras? Leer nuestros libros, poner la música y cocinar en la calle? Y en todo Madrid? Los centros comerciales como Corte Inglés y demás también estarían invitados!!!! Jejeje que se corten todas las calles y se amplíen los horarios para salvar los empleos de todos? Por qué no pedimos que vuelvan a abrir el espacio aéreo jajaja, me parto con lo de las 90 familias, miren señores de mi pequeña empresa dependen 70 familias directamente aquí y más de trescientas en todo el mundo, que este año se van a comer los mocos, y esos sí tienen buenos contratos y trabajos especializados de largo recorrido. Así que no me cuenten milongas que llevamos muchos años aquí y nos conocemos (bueno a algunos apenas porque como abren y cierran en un parpadeo es difícil). Seguro que hay un censo de cuántos bares se han abierto cada año en estas calles desde los, digamos por decir, años ochenta? Y veríamos lo que era esto y lo que es ahora, qué había en esos locales antes de que llegara el viento del desierto y lo barriera todo? Seguro que nos íbamos a sorprender. Yo puedo asegurar lo que había en estas dos calles de las Cavas desde que llegué (volví, más bien, porque nací encima del Schotis) a mediados de los noventa y restauramos la vivienda de mi abuelo que había sido construida por mi bisabuelo. Vamos, que aunque no vivía aquí conocía el barrio bastante bien, todas las semanas y muchos fines de semana y vacaciones los pasábamos en casa de los abuelos en la Cava Baja, y os puedo asegurar que no había ni la mitad de bares, qué digo yo, habría como mucho unos quince entre tascas, bodega y restaurantes y un local de flamenco maravilloso… Un ejemplo es Cava Baja 24, debajo de donde vivo había una tienda preciosa que era una herboristería con escaparate impresionante en edificio protegido, que tiraron para hacer una fachada moderna de videloclub (supongo que sin licencia porque está prohibido tocar la fachada de nuestro edificio), para pasar a ser luego BAR- video club, para al final no encontrar los videos por ningún lado y ampliar el bar con el local de al lado que en su tiempo fue una bodega y hacer una coctelería, y poco después montar un bar clonado de pinchos de cuarta y copas. Había una cerería, tienda de elementos eléctricos donde arreglaban radios antiguas al tiempo que nos vendían las bombillas, la peluquería de la esquina donde ahora está la Tomasa, la carbonería, la droguería, el horno de pan de la cava alta, no sigo… Nosotros vivimos aquí , restauramos nuestras viviendas y nuestros edificios (esos qué tanto gustan y que atraen a los turistas), criamos hijos, trabajamos y creamos empresas en estas calles desde hace tantos años y ahora nos dicen que si no nos gusta el ruido, la invasión de bares y borrachos, el olor a meado en el portal o el humo que se filtra por las ventanas del salón, pues que nos vayamos? Jajaja pero muchachitos si es que los que habéis llegado hace nada y estáis destruyendo todo sois vosotros. Y mira que me gusta ir de bares, pero ,con alguna excepción muy honrosa, dejé de pisar los locales de mis calles hace años. En fin, en algún momento alguien hará arqueología de nosotros y nuestra historia en este barrio y sacará a la luz todo este periodo y donde nos llevó. Espero que no sea por donde nos tememos.

Necesitas iniciar sesión o registrarte para comentar.