Decide Madrid

La creación de reservas o microreservas para la fauna en nuestros parques y jardines urbanos conllevaría un respeto y cuidado de las mismas, con el objeto de que los animales que las habiten estén tranquilos, pero, por otra parte, hay que tomar medidas contra determinadas especies exóticas invasoras. ¿Cuál es su opinión al respecto?

Respuestas abiertas (48)


Necesitas iniciar sesión o registrarte para comentar.
  • Miguel FA

    Es imprescindible establecer medidas de control de población de especies invasoras como las cotorras. Con ese control se ayudaría a aumentar la esperanza de vida de especies autóctonas que han sufrido grandes retroceso en los últimos años. Por tanto más que reservas, abogaría por medidas de control de población de especies invasoras (intervenciones en huevos, nidos, etc.)

    Sin respuestas
  • Edu76

    En mi opinión, la invasión de especies no autóctonas (como las cotorras o similares) hay que atajarlo en el origen o lo más cerca posible; Bajo esta premisa, deberían centrarse los esfuerzos en acciones como las siguientes:

    1.- Limitar la venta y explotación en las tiendas de animales, tanto de exóticos como de tradicionales.
    2.- Invertir en educación de la ciudadanía a la hora de incluir a mascotas en su entorno familiar,
    3.- Mayor control en las aduanas en la importación de animales, para garantizar que no acceden especies potencialmente peligrosas así como que las condiciones de transporte y cuidado de los animales son correctas.

    Yo no veo bien que por la situación actual se inicie una campaña de erradicación de la cotorra o cualquier otra especie mientras no sea un problema de salud pública, y de momento no lo es. En cualquier caso, la culpa no es de los animales (al menos, de los que tienen alas en lugar de brazos y piernas).

      • Ortega27

        De acuerdo.
        El de las especies exóticas, sobre todo en las ciudades, es un problema menor. Las ciudades, entorno "natural" alterado casi por definición, no son los lugares más "puros" en los que preocuparse demasiado de supuestas invasiones que, desde luego, no suponen una situación ideal. Un entorno degradado por el ser humano, lleno de ruidos de taladradoras, de sirenas, de coches, de autobuses, mucho más molestos que una legión de cotorras. Por otra parte, ofrece el exceso (los desperdicios) a los animales que llegan de ecosistemas naturales y se "urbanizan"; en ese excedente, hay sitio para nuevas especies, cotorras incluidas. No; los gorriones retroceden fundamentalmente por otras causas, como los cambios en la construcción de los nuevos edificios, que les dificultan hallar lugares adecuados para nidificar; o los nuevos usos de los espacios. Pero es más fácil endosar el retroceso de las poblaciones de gorrión a las pobres cotorras...

        Sin respuestas
  • BeatrizVK

    Creo que la creación de reservas para fauna en nuestros parques no debería ser una prioridad dado el nivel de incivismo que vivimos al menos en ciertos barrios y, por lo tanto, salvo excepciones lo veo muy alejado de las necesidades reales de ciertos barrios, especialmente del sur. En cuanto al control de especies invasoras, en cualquier caso lo veo bien.

    Sin respuestas