Decide Madrid

¿Qué opinión le merece la necesidad de modificar la actual Ordenanza de Terrazas y Quioscos de Hostelería y Restauración?

Respuestas abiertas (184)


Necesitas iniciar sesión o registrarte para comentar.
  • Falstaff

    En la medida que priorice las necesidades de los residentes, me parece de urgente abordaje. Las campañas de concienciación deben estar unidas durante el tiempo necesario a inspección, vigilancia y sanción. Es fundamental que en los centros históricos de las ciudades convivan el esparcimiento con el derecho a la intimidad de los vecinos. Los residentes pagamos el IBI no solo por tener una vivienda sino por poder vivir en ella, sin que los aulladores de la madrugada o las interminables despedidas de la soltería asalten desde las terrazas (también desde los propios bares, restaurantes) nuestros hogares.

  • pulsoca

    Me he informado que la última ordenanza es de 2013. Estamos en 2018. No se cuanto han cambiado las cosas en Madrid con la crisis pero me temo que a un año vista de las elecciones esto lleva a deducir que han dejado para el final una posible revisión que en el mejor de los supuestos sería de aplicación por una nueva corporación. Y entonces es probable que se produzca otro nuevo debate o sea inaplicable. Parece mas lógico que planteen primero que quieren modificar y que grado de consenso tiene para ser aprobado. Porque sino estaremos cada 4 años hablando y dando vueltas a lo mismo. Mientras que no aclaren eso mejor no inicien un procedimiento que puede fracasar

      • Oximoron

        Comprendo tu frustración, que es la mía también, pero viendo las cosas más friamente, sería pedir demasiado que un equipo de ayuntamiento que acababa de entrar, por primera vez, se metiera a saco con las terrazas sin haber preparado antes el terreno, haciendo consultas, pidiendo opiniones y visibilizando los problemas que generan las terrazas.
        Un problema tan grave como éste, que lleva ya siete años con los hosteleros apropiándose de la ciudad gracias a determinados políticos, no se resuelve nada más llegar. Solo fíjate en la que le armaron por cerrar provisionalmente la terraza al OKUPA privilegiado de la Puerta de Alcaĺa, que se ha hecho dueño y señor de esa plaza. O también las terrazas de la calle Puigcerdá, que apenas dejaban un metro de acera y se lo comían ellas todo. Hay que conquistar el terreno que nos han robado, pero con metas más pequeñas pero continuas y progresivas. Creo que así avanzaremos más hacia la restitución del espacio público, que nos han quitado.