Decide Madrid

Proceso de legislación colaborativa

Madrid sale al balcón
Volver

No a la suspensión de los contratos en las Escuelas Infantiles Municipales

Eliana F. Alonso Eliana F. Alonso  •  23/04/2020  •    Sin comentarios

Código de la propuesta: MAD-2020-04-2083

Las escuelas infantiles no hacemos un trabajo meramente asistencial, queremos que se de valor a la labor de la ETAPA 0-3 años

Nuestra figura como educadores infantiles es crucial tanto para los niños en sus primeros años de vida como para las familias, muchas veces seremos la primera persona con la que el niño contactará fuera de su zona de seguridad familiar. Por ello es nuestro deber crear un clima de respeto y confianza, un clima familiar en la escuela infantil, donde tanto la familia como el niño van a pasar muchas horas en los próximos tres años.

Ser la especie más inteligente no nos hace más independiente. Al contrario, en la especie humana la mayor parte del desarrollo cerebral acontece fuera del útero.

Durante los primeros meses de vida de un bebé está indefenso y su cerebro sólo se ha desarrollado un 25%, por ello es completamente dependiente de su madre a esta edad. Por ello existe el término exterogestación, el bebé sigue siendo totalmente dependiente de su madre fuera del útero y necesita el contacto piel con piel, que lo alimenten y que lo cuiden.

La gestación en los seres humanos dura 38 semanas, 9 meses dentro del útero materno y otros 9 fuera de este, contando con que las bajas de maternidad duran cuatro meses, muchos bebés llegan a la escuela infantil con esta edad, sin estar preparados para sepa- rarse de sus madres y aquí es donde volvemos a dar gran importancia a nuestro papel como educadores infantiles, debemos estar preparados para acoger a bebés sensibles, frágiles, indefensos y ofrecerlos unos cuidados de calidad.

Por lo que el primer periodo de vida es esencial para desarrollar las funciones neuropsicológicas necesarias para el crecimiento afectivo, comunicativo e intelectual.

La educación comienza desde que nace un niño, el concepto de educación hemos de entenderlo como “potenciación de las facultades que la naturaleza le depara al niño” esto es, desarrollar de manera global y al máximo al niño, y no como mero transmisor de co- nocimientos.

El desarrollo cerebral de los niños en los primeros tres años es mucho más rápido y ex- tenso de lo que se conocía y creía, y de que es más sensible a los factores del medio ambiente de lo que antes se reconocía. Si las condiciones son favorables y estimulantes esto tendrá repercusiones inmediatas en el aprendizaje y desarrollo de los niños.

También tenemos en cuenta la educación emocional, interpretamos las emociones de los niños y les damos valor, las traducimos, les entendemos y empatizamos con ellos, canali- zar las emociones en edades tempranas les ayudará a conseguir metas en el futuro y a ser niños felices.

Como educadores infantiles nuestra labor no es meramente asistencial, no cambiamos pañales, pintamos y coloreamos y limpiamos mocos, nuestra labor va mucho más allá, acompañamos en su desarrollo a todos los niños casi desde su nacimiento y somos un pilar fundamental para las familias que, muchas veces piden consejos para darles la mejor educación a sus hijos.

Todo lo recogido anteriormente, lo tenemos muy presente en el día a día de nuestro trabajo y lo recogemos en el proyecto educativo del centro. Gracias a la existencia de las escuelas infantiles y a nuestra labor como educadores, hacemos posible la conciliación familiar.

Esta etapa no puede ser un privilegio, los primeros años del desarrollo de los niños son fundamentales para evitar el fracaso escolar y la brecha educativa en años posteriores.

Llevamos muchos años reivindicando la importancia de la etapa O-3 años, somos esenciales para contribuir al bienestar emocional de la infancia y de las familias, el derecho a la educación les asiste desde el nacimiento.

Somos la etapa más abandonada del sistema educativo, como si la escuela infantil estu- viera en una especie de limbo al margen del sistema educativo español pese a que la etapa esta recogida en todas las leyes educativas desde la LOGSE de los años 90.

NO HAY UNA SEGUNDA OPORTUNIDAD PARA LA INFANCIA.

Con esta crisis y trás la suspensión de los contratos en muchas de las escuelas infantiles solo nos queda seguir reivindicando la importancia de la etapa más importante de los niños ya que los que nos gobiernan no quieren asumir esa financiación y poco a poco dejan entre ver que no quieren invertir en una educación de calidad pública y para todos desde que un niño nace.


Necesitas iniciar sesión o registrarte para comentar.