Decide Madrid

Volver

Porque el maltrato y la violencia hacia el menor dejen de ser invisibilizados

Raquelru23 Raquelru23  •  03/12/2018  •    2 Comentarios
Los menores no pueden ser abandonados a la violencia y la brutalidad del hogar.
Los menores no pueden ser abandonados a la violencia y la brutalidad del hogar.


Código de la propuesta: MAD-2018-12-24708

Creemos un organismo dónde los niños puedan acudir y se puedan sentir seguros y protegidos si en su hogar se produce una situación de violencia reiterada e irresolvible que ataca sus derechos.

Se habla mucho en la actualidad sobre la violencia de género. Y es algo muy positivo, necesario y los antropólogos y humanistas ya lo consideran como un gran avance social en la humanidad. Los medios están volcados en dar visibilización a este tipo de problema por tanto tiempo ninguneado. Sin embargo, hay otro tema del que algun día habrá que empezar a hablar, y se trata de la violencia doméstica hacia los niños y niñas, hacia los menores en general, en sus hogares. En Francia y Estados Unidos ya está abierto el debate. 

Los niños no se pueden organizar. No pueden cojer con 8 años el metro y presentarse con toda su entereza de menor de 10 años (o incluso con 15) ante un juzgado de Madrid para denunciar el maltrato que pueda estar sufriendo en su casa. Para empezar: "¿denuncia? ¿Qué es maltrato, si yo pienso que todas las casas pasa lo mismo? Yo ahora estoy aprendiendo a dividir con tres cifras, suficiente ya."

No pueden abrirse una cuenta en twitter y crear un hashtag. #MeTooForKids. Estaría curioso, ¿verdad? Algunos por atreverse a hacer algo asi les darían una paliza que no tendrían el valor de volverse a acercar a un teclado en su vida. Y la sociedad, el resto de adultos, ni siquiera reaccionaría minimente ante algo semejante. 

Principalmente porque el problema no está identificado. Porque la violencia infantil está muy normalizada aun en nuestra sociedad.

"Deja de llorar, que tú aun no sabes lo que es una paliza. Pero sigue asi que algun día lo descubrirás. Para que al menos llores con razón". Un padre después de agarrar del cuello a su hija durante varios minutos, por recuperar un juego confiscado de la consola. 

Y el menor, absorbe mientras se forma como adulto, situaciones semejantes en su hogar, casi todos los días de su vida. Como si fuera algo natural. Mientras va descubriendo un mundo que para él, parece que está solo hecho de furia, rabia, oscuridad y temor. 

Completamente abandonados por la humanidad, el sistema. Por las relaciones sanas, y desde el corazón del lugar que debería de ser el más seguro para ellos en la tierra. 

¿Cómo llegan estas personas a la edad adulta? ¿De verdad les podemos pedir que no adquieran hábitos de evasión a través de sustancias? ¿Que puedan mantener un trabajo? ¿Que no acaben en la indigencia? ¿Que no se abandonen tambien a ellos mismos, cuando todo el mundo ya lo ha hecho? 

Estos niños se encuentran con miles de traumas y dolor psicológico con el que lidiar en su adultez, si es que alguna vez logran salir de sus casas en su estado. Y, si es que consiguen llegar a la edad adulta (si su progenitor se lo ha permitido, pues sobre este tema solo salen de vez en cuando las cifras más morbosas, las cuales no son nunca sobre el número de niños maltratados; si no acerca del número de niños finalmente asesinados y a causa de la violencia *machista*, no doméstica. Este detalle ligeramente diferente es relevante, ya que si bien en la gran mayoría de los casos una vez más el maltrato lo suele ejercer el progenitor masculino, debemos de aceptar y ser conscientes de que a veces este maltrato tambien viene de parte de la madre, si es que queremos solucionar el problema. O si el suicidio no les ha hecho volar antes de seguir enfrentándose solos a todo ese dolor, que ni deben de comprender el motivo ni sentido de todo ello). 

Vuelven aquí a ser las niñas las perdedoras. Un 64,4% de niñas frente a un 36,6% de niños, vuelven a ser las que más maltrato reciben en el hogar. 

Planteo solo una cuestión. De esas niñas maltratadas durante toda su infancia y adolescencia (tanto maltrato físico como piscológico); ¿Cuántas de ellas que lleguen a la adultez sufrirán tambien después maltrato de género?

¿Se imaginan venir al mundo solo para recibir violencia? 

Que no importe el tiempo, las fases que superes, lo que soportes (porque si siendo adulta hay veces que no te queda otra, siendo menor ya es implanteable), los años, las relaciones que tengas, lo que hayas evolucionado, lo que te hayas esforzado...

¿Que la violencia en tu vida sea un elemento constante que nunca te vaya a fallar hagas lo que hagas? 

Tiene que acabar. Hay que ponerle un fin a ese ciclo de violencia y locura que se vive desde la infancia, para unas mujeres hasta que se mueren. Para niños que no les permiten ni reaccionar, que repiten patrones con sus hijos. 

Debe terminar. 

Por eso pretendamos que al menos una parte del sistema, sea lo que de veras, no les falle. Crear un organismo, un centro (o varios), que se atreva a protegerlos. Que garantice que no se les abandone a estos niños al horror de su casa. Que se creen dispositivos de detección eficaz de maltrato doméstico. Que se creen equipos realmente organizados sobre el abuso sexual infantil, para que a un niño/a no le lancen la pregunta como un escupitajo a la cara "¡¿has sufrido abuso sexual de tus padres"?! Lanzada la pregunta con tal repulsión y agresividad, sin ninguna clase de anestesia ni cuidado ni nada, debido al tabú y la falta de conocimiento que existe sobre el tema.  

Un organismo dónde se hagan campañas de concienciación sobre las consecuencias de la violencia sobre los niños. Que proteja los derechos de los niños. Que se hable sobre sus derechos y de su individualidad personal, que se reconozcan. Que se fomente el respeto hacia los menores. Que explique con claridad qué es maltrato y qué no, los tipos que hay, qué hacer en cada caso, cómo actuar. Que se participe activamente en su detección y que se reaccione ante ello. 

He visto vecinas que subían la música mientras bajo ellas, en su propia casa una niña lloraba y gritaba de dolor por los golpes de su padre. Para no meterse. He visto familiares enmudecer pero girar la cara hacia otro lado cuando en plena mesa familiar a un menor le partían la cara porque su madre había bebido de más. Y silencio total a continuación; el menor simplemente no sabe por qué se ahoga a la vista de todos y nadie le da una mano. Porque el concepto de la famosa "hostia a tiempo" ha hecho tanto daño en este país. Aun está tan normalizada, tan alabada.

La niña que oía cómo subían la música en casa de su vecina tuvo que acabar en el hospital. 

Un organismo que condene la crueldad, impasibilidad e insensibilidad de ese comportamiento. Que fomente la reacción de las personas que conozcan casos. 

Los niños no se pueden defender. No se pueden organizar. 

Solo nos tienen a los adultos. 

Sufren maltrato y a veces no saben ni qué es, lo que significa en el diccionario. 

Las adolescencias así son un desastre muy triste. 

No les dejemos solos. Somos sus únicos testigos conscientes: Por una sociedad sin violencia.  

 

 

 


Necesitas iniciar sesión o registrarte para comentar.
Esta propuesta no tiene notificaciones.
No hay hitos definidos