Decide Madrid

Volver

Los ancianos tiene que tener su espacio en los barrios.

Emilia Sánchez Emilia Sánchez  •  21/09/2021  •    1 Comentario

Código de la propuesta: MAD-2021-09-29444

Una de las pocas oportunidades que tienen los ancianos de nuestras ciudades para socializar y mitigar su soledad, es reunirse en las plazas y parques y charlar un rato con otras personas como ellos.

Los ancianos de nuestras ciudades están muy solos frecuentemente. Su única forma de charlar un rato, darse un paseito que les viene bien para la salud, tomar el fresco o el sol, etc, es salirse a dar un paseito en los alrededores de su vivienda y poder sentarse en un banco para charlar con otras personas en su misma situación.

En muchas plazas y parques no hay muchas veces bancos suficientes para que éstos se sienten. Están ocupados. En veran, bajo el sol abrasador, en esos bancos no hay sombras. Y en muchas ocasiones ese espacio está lejos y el anciano, que suele tener dificultades para caminar y respirar, apenas llega.

Ponen los Centros de la Tercera Edad, pero en muchos distritos, los viejecitos no pueden acceder porque sus piernas no dan para tanto si les pilla lejos, no hay bancos para hacer altos en el camino, no hay Servicios (suelen necesitar a menudo ir al Servicio).

Todos tenemos padres y madres que se harán viejecitos y nosotros también lo seremos. Habilitemos en los barrios pequeños espacios con cosas sencillas: unos bancos, sombra o cubierta, quizás un Servcio Público cerca, etc; para que puedan tomar el sol o el fresco por las mañanas y por las tardes, para que puedan charlar con un ser humano, para que hagan ejercicio y se muevan. No es lo mismo una persona en sus 70, que en sus 80. A los 80 comienzan a tener dificultades de desplazamiento, visión y movilidad.

Creemos espacios humanizados para que nuestros Mayores vivan un poquito mejor. Eso repercutirá en su salud física y mental. Hay mucho aislamiento y soledad en esas franjas de la vida. No es suficiente con el banco del parque del barrio. Les queda muy lejos a veces para sus piernas debilitadas. Por poco dinero, se pueden crear pequeños refugios para su disfrute.


Necesitas iniciar sesión o registrarte para comentar.
Esta propuesta no tiene notificaciones.
No hay hitos definidos