Decide Madrid

Volver

Publicidad sexual en coches

Diego Alba Diego Alba  •  07/09/2015  •    67 Comentarios  • 

A nadie que tenga coche y no disponga de garage escapa que cada vez son mayores el número y la frecuencia de anuncios de contenidos sexual que aparecen en los vehículos cada mañana. No solo son un lastre para la limpieza de nuestras calles, ya que muchos de ellos acaban en la acera o el asfalto, sino que también quedan a la vista de todos, incluidos niños que no tienen por qué estar siendo bombardeados con anuncios en los que se muestra a las mujeres como si fuesen carne, fomentando la cosificación de la mujer contra la que por otros medios tratamos de luchar. 

He comprobado en primera persona este problema en barrios como Carabanchel, Legazpi o Ciudad Lineal, pero no creo que se trate de casos aislados. 

A mi entender, urge regular y perseguir esta actividad que va en detrimento de la mayoría de madrileños y madrileñas, así como de quienes visitan o residen en nuestra ciudad. Espero que desde el nuevo Ayuntamiento puedan luchar contra este y otros males de nuestra ciudad, ahora que por fin los ciudadanos tenemos algo de voz en las instituciones. 

 

Gracias

Comentarios (67)


Necesitas iniciar sesión o registrarte para comentar.
  • Jose Delga

    Quizá deberíamos prohibir directamente el poner anuncios de papel en los coches, sea cual sea su contenido, pues la gran mayoría de estos papelotes acaban en el suelo ensuciando la ciudad.

      • Xamuel

        Estoy de acuerdo en el tema de que la restricción de la publicidad en los coches se tiene que restringir para todos los tipos de temática, no sólo la sexual, ya que inevitablemente acaba en el suelo, y pone en relieve la problemática de la falta de limpieza de algunas zonas de nuestra ciudad, ya que los servicios de limpieza parecen insuficientes, ya que estos papeles vuelan, o son arrastrados por el viento y acaban en los lugares más inverosímiles, como en el interior de portales o en parques y debajo de los setos.

        Seguramente los servicios de limpieza serían suficientes si limpiaran sobre limpio, o si los ciudadanos cuando vemos un papel en la calle lo recogiéramos en lugar de ignorarlo. Pero claro, eso sólo lo hago cuando veo un papel sólo en la calle. Si me agachase a recoger todos los papelitos y envoltorios que hay desde mi portal hasta la boca de metro necesitaría tres cuartos de hora más para ir a trabajar.

        En resumen, los papeles de publicidad sexual no son el problema, aunque ponen de relevancia el problema, que es que este tipo de publicidad se disparó al restringirles la publicidad en prensa escrita y no se ha reaccionado de manera eficaz para contrarestar esta forma de suciedad. Hay que tener un poco de vista y pensar en las consecuencias que tendrá restringir este tipo de publicidad, ya que porque se restrinja la actividad comercial que se ejerce no va a desaparecer. Si pagan la imprenta y que se distribuya la publicidad es porque obtienen algún beneficio. Si se les quita de ahí acudirán a otro formato, como por ejemplo la pegatina en farolas o en otros sitios.

        Sospecho que con la ley en la mano se puede incluso multar a los conductores que quitan el papel de su coche y lo tiran al suelo en lugar de tirarlo a una papelera, aunque también a los anunciantes por distribuir publicidad a sabiendas que de se convertirá en basura.

        Sin respuestas
  • aidacisneros

    Coincido al 100% contigo, ya que se trata de una publicidad molesta e intrusiva en todos los casos. Si que es verdad que no es que haya que alejar la sexualidad de los niños, sino que estos anuncios degradan la imagen de la mujer como un producto que se vende.
    Además, son excesivos, porque hay veces que me he llegado a encontrar hasta seis panfletos de estos repartidos por el coche, y eso en un día normal, porque en periodos extraordinarios como vacaciones el número puede ascender tanto que el coche parece un basurero de papel.
    Además, se trata de un gasto de papel innecesario e influye en la suciedad de las calles, ya que la mayoría de ciudadanos (incívicos) que se encuentran esta publicidad la tiran al suelo en lugar de guardarla para tirarlos posteriormente en un contenedor o papelera.
    En mi caso el barrio es Ventas-Ciudad Lineal.

    Sin respuestas