Decide Madrid

Volver

Parques infantiles del centro de Madrid

ANA SILVA ANA SILVA  •  11/09/2015  •    5 Comentarios  • 

Da pena llevar a niños de 2, 3,4 y 5 años a los parques infantiles del centro de Madrid. Hablo de parques con el suelo de tierra sucia, llena de colillas, excrementos de perro, restos de botellones.. Columpios rotos, desfasados e inadecuados.

Los parques de Malasaña, Arapiles, Plaza de comendadoras, Conde Duque, Olavide, Centro Cultural Galileo, Andrés Mellado...dan verguenza, tienen todos los columpios destrozados y anticuados. Actualmente, hay columpios mucho más modernos y educativos con los que nuestros hijos pueden disfrutar, y así lo han entendido cientos de Ayuntamientos en este país, sean del corte político que sean, da gusto visitar ciudades como Pontevedra, Villagarcía de Arosa, Barcelona, etc.. donde los niños disfrutan y aprenden en un entorno agradable y seguro.

Pensemos que miles de niños que viven en el centro, tienen como única fuente de ocio "ir al parque", y muchos de ellos se pasan los meses de julio y agosto en esos parques infernales..

El coste económico de arreglar y actualizar los parques infantiles es mínimo y a cambio miles de niños pueden  disfrutar de ser "niños".

 

 

Comentarios (5)


Necesitas iniciar sesión o registrarte para comentar.
  • sr zambombo

    Totalmente de acuerdo. Los "jardines" de Av. del Brasil (Tetuán) tiene unas 5 áreas de juegos infantiles; no se salva ni una: cacas de perro, columpios meados, basura y cristales rotos... los fines de semana son estercoleros tras el botellón de turno. A mi hija de 3 años la tuve que sacar hace poco de uno de ellos manchada de caca, por no hablar de las veces que la he pillado cogiendo cristales rotos... Este verano sin ir mas lejos se rajó el muslo de una pierna con el tornillo de un columpio roto del Parque de Berlín. Una vergüenza la falta de atención por parte del ayuntamiento y la falta de respeto de muchos ciudadanos. Al final los más pequeños, que deberían ser el centro de la convivencia en la ciudad, pagan con su seguridad y su salud el atropello constante que sufre el espacio público.

    Sin respuestas