Decide Madrid

Volver

Reivindicar el Consejo de las Comunidades Castellanas creado en el año 2000.

JorAJi JorAJi  •  11/09/2015  •    2 Comentarios  • 

El Consejo de las Comunidades Castellanas es un organismo creado en el año 2000 por los entonces presidentes autonómicos de la Comunidad de Madrid, Castilla y León y Castilla-La Mancha: Alberto Ruiz-Gallardón (PP), Juan José Lucas (PP) y José Bono (PSOE) respectivamente y abierto a Cantabria (hasta 1981 provincia de Santander en Castilla la Vieja) y La Rioja (hasta 1982 provincia de Logroño en Castilla la Vieja).

Son frecuentes los acuerdos firmados entre la Junta de Castilla y León, la Comunidad de Madrid y la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha para impulsar la implantación común de determinadas iniciativas o para coordinar acciones administrativas. Son numerosos los convenios establecidos entre las tres comunidades (en algunos casos ampliados a Cantabria, La Rioja o Extremadura) orientados a mejorar la gestión en Medio Ambiente, proyección económica, infraestructuras del transporte, actividades educativas, sanitarias, culturales o investigadoras.

La creación del Consejo de las Comunidades Castellanas tenía como principal objetivo la proyección al conjunto de España del peso real de Castilla en las grandes decisiones de Estado en un Modelo Autonómico que mantiene a Castilla dividida en cinco comunidades autónomas desde la Transición.

Madrid, con su potente economía y demografía, hace crecer a provincias como Guadalajara Toledo o Segovia multiplicando por cuatro, tres y dos respectivamente el ritmo estatal de crecimiento por el establecimiento de nuevos pobladores procedentes de la capital; el tránsito de personas en todas las provincias de Castilla y León y Castilla-La Mancha tiene como principal destino Madrid; madrileñas son las principales inversiones industriales y empresariales en estas dos comunidades castellanas, y madrileños son, mayoritariamente, los turistas que las visitan o quienes construyen sus segundas residencias en ellas.

Pero Madrid también percibe los efectos beneficiosos de tener como vecinas a las comunidades de Castilla y León y Castilla-La Mancha:

  • como pulmón ecológico
  • espacio de expansión económico
  • lugar de procedencia de la mayor parte del agua, energía y materias primas que consume
  • vínculo cultural e histórico
  • por albergar entre sus seis millones y medio de habitantes a más de un millón de personas de ambos territorios castellanos
  • porque las universidades madrileñas son las preferidas por los estudiantes de ambas Castillas que marchan fuera para realizar sus carreras.

Es por ello que la ciudad de Madrid puede y debe actuar como nexo de unión y aprovechar su poder político y mediático para exigir la recuperación del Consejo de las Comunidades Castellanas como una herramienta urgente para mejorar la eficiencia administrativa, evitar despilfarros innecesarios y coordinar la prestación de determinados servicios. No existen razones objetivas para que los servicios sanitarios, educativos, sociales, agrarios o ambientales entre las diferentes comunidades autónomas castellanas no sean comunes pudiendo producirse un ahorro de hasta 5.000.000.000 de euros según diversos análisis.

Comentarios (2)


Necesitas iniciar sesión o registrarte para comentar.
  • Rodrigo Sanz

    Desde luego sería todo un acierto, en estos tiempos de ruptura, la unidad de Castilla debería ser un objetivo a corto plazo. Está en la cultura de la propia ``Comunidad de Madrid´´, sus alrededores... Se lo debemos a la historia, pero también a nuestro futuro e identidad, como madrileños, castellanos y españoles, lejos de mitos de que el castellanismo está muerto o es cosa del pasado. Ahora es más necesario que nunca.

    Sin respuestas