Decide Madrid

Volver

Talleres y Cursos de los Centro Culturales

Jose Antonio Perez Jose Antonio Perez  •  01/10/2015  •    13 Comentarios  • 

Cuento  una experiencia personal, creo que ilustrativa de cómo están las cosas en el Ayuntamiento de Madrid.

En pocas ocasiones en mi vida (ya larga) me he sentido víctima de una situación tan caótica, originada por una deficiente concepción, planificación y toma de decisiones de una instancia administrativa.

Las normas de inscripción a los Cursos y Talleres de los Centros Culturales del Ayuntamiento de Madrid han cambiado, por iniciativa, no corregida, del equipo municipal de Botella, introduciendo, al menos dos nuevas “peoras”:

1 )  Todos los madrileños, cualquiera que sea el distrito municipal de pertenencia, podrán inscribirse en cualquier centro cultural  de Madrid, sin que se precise mayor arraigo.

Lo que prima a los que tienen más posibilidades de renunciar por el engorro de un largo desplazamiento para asistir al curso o taller,  frente a los que no tienen esa rémora, y pueden asistir con más facilidad a los cursos y talleres.

2 )  El orden de adjudicación de plazas, en vez de hacerse por orden cronológico de inscripción, se hace por sorteo.

Creo que no sería descabellado asignar un porcentaje de plazas (15% o 20%) a los que, según informe del monitor que imparta el curso, hayan acreditado aprovechamiento en el curso pasado.

No fui afortunado por el sorteo veraniego del Taller que había elegido, pero tuve opción a una nueva inscripción en setiembre si quedaban plazas vacantes por impago de la matrícula en las fechas determinadas para ello.

El primer día hábil para inscribirme me personé en el centro, pero la inscripción se había aplazado una semana sin que se me hubiese notificado.

A la semana siguiente la cosa fue mucho peor. Estuvimos más de cien personas toda una mañana desde las 10 h. a las 14 h., esperando poder inscribirnos, ya que la famosa “Plataforma” no funcionaba . A pesar de la demanda generalizada de que se nos diese una nueva fecha, nos tuvieron en vilo, sin que nadie se definiese acerca de si íbamos a poder inscribirnos o no esa mañana. La gente estaba que bramaba. Sobre las 13,20 h. se restableció el funcionamiento de la terrorífica “Plataforma”.  Dado lo avanzado de la hora se nos dijo que sólo podrían inscribirse los quince primeros por orden de llegada. Al final lograron inscribirse únicamente tres. Al primero que lo consiguió le tributamos todos los presentes un caluroso aplauso. Se nos indicó que fuésemos por la tarde. Por la tarde no se pudo hacer ni una sola inscripción porque la “Plataforma” se había caído nuevamente.

Hoy tuvimos una nueva oportunidad, y a la tercera fue la vencida.

Y pensar que nada de esto hubiese sido necesario si se hubiesen sorteado, también, el orden de preferencia de los puestos en la lista de espera, y se hubiera llamado por teléfono, por ese orden, a los candidatos a ocupar las plazas vacantes.

Un saludo.

Comentarios (13)


Necesitas iniciar sesión o registrarte para comentar.
  • Jose Antonio Perez

    Cuento lo que me dijo la Directora del Centro Cultural José de Espronceda, Mercedes, en el que me he inscrito a un Taller. Como digo una cosa, digo la otra, me acogió muy bien, fue muy amable y me informó de lo que sabía. El desfase entre las solicitudes que había en el verano, que agotaron todas las plazas libres y las que luego hubo en setiembre/octubre (muy numerosas) lo achacó a que cada solicitante podía escoger 4 cursos o talleres, de los que al final, sólo se podría inscribir a 2. Me dijo que esa era la razón por la que habían figurado como solicitudes aceptadas muchas que no lo fueron, por tener ya el interesado dos inscripciones a cursos o talleres. Lo cierto es que cuesta creer que se hayan hecho tan mal las cosas, y que se hayan contabilizado como solicitudes aprobadas las que no lo eran, pues el solicitante se había inscrito ya en dos cursos o talleres que tenían preferencia para él. Un auténtico desastre. Que poco interés tienen en no hacer perder el tiempo a la gente.

    Sin respuestas
  • Jose Antonio Perez

    Añado información de interés a este debate. El Taller estrella de este año era, sin duda alguna, el de "Conocer Madrid". Las plazas previstas eran 18. En la inscripción del verano según el Ayuntamiento se cubrieron todas las plazas. Pues ¿creerán Uds. que no menos de 10 de esas 18, fueron en teoría para
    personas que se inscribieron y que no pagaron en los plazos establecidos? Con las inscripciones de la caótica repesca de setiembre sólo se cubrieron 6 más. Es decir, de las 18 hay a fecha de hoy sólo 16 inscritos y quedan todavía dos plazas por cubrir. Tengo la sospecha fundada de que, por razones que desconozco, SE QUISO APARENTAR EN LA INSCRIPCIÓN DEL VERANO UNA AFLUENCIA DE SOLICITANTES COMPLETAMENTE FALSA, con las consiguientes molestias de todos los que presentaron solicitud en el verano y tuvieron que volver a inscribirse en setiembre, sin que hubieran tenido necesidad de hacerlo ya que en verano quedaron muchas plazas sin cubrir. Esto puede ser un VERDADERO ESCÁNDALO.

  • Jose Antonio Perez

    Sigo aportando información sobre la cuestión de referencia. Hoy he ido a la primera sesión del Taller al que me conseguí inscribir el 1 de octubre, después de tres asistencias presenciales al Centro Cultural para conseguirlo, que tuvieron lugar durante dos semanas, y habiendo tenido que soportar las molestias que ya conté en detalle. Pues bien, estamos inscritos sólo 8 de un número de plazas previstas de 20. ¿Me quieren decir que ha habido, al menos, 13 personas que se inscribieron en verano y no pagaron. Hay algo que no cuadra. ¿No les parece a Uds. muy extraño?

    Sin respuestas
  • Jose Antonio Perez

    Maribel:

    El año pasado ya me inscribí en uno de los Talleres organizados por el Centro Cultural José de Espronceda del Ayuntamiento de Madrid, que es al que hago referencia en mi crónica. Resultó muy bien, fundamentalmente por la persona que lo impartía, Ana Ferreira, que es una mujer extraordinaria, muy inteligente, capaz, amable y con mucha mano izquierda. Mi única queja es que nos dejó cuando todavía quedaba un mes para que el Taller finalizase, para encabezar la lista patrocinada por Podemos en Parla, de la que fue cabeza de candidatura, sin ser de Podemos. Su sustituta, cazada a lazo, a pesar de su buena voluntad, no daba la talla, con lo que di por finalizado el taller semanas antes de que acabase.

    Después de pensarlo mucho, decidí volver a matricularme este año.

    La Directora del Centro Cultural José de Espronceda, Mercedes, no estuvo a la altura de "la crisis de las inscripciones", sin aceptar iniciativas y constantemente pidiendo órdenes a la superioridad.

    Sin respuestas
  • Antonio Luengo Gil

    Llevo varios años trabajando como profesor de Historia, Historia del Arte y Conocer Madrid en diversos centros (Cánovas del Castillo, Juan Gris, Julio Cortázar, Moncloa, Aravaca...) y puedo asegurar que la gestión de los centros culturales de esta ciudad es una vergüenza.
    El servicio está externalizado y lo obtienen empresas que no tienen la más mínima idea de cuestiones relacionadas con educación y cultura, y se ponen a montar talleres como si estuvieran embutiendo longanizas...
    A los docentes les pagan la miserable cantidad de 6,29 euros bruto por hora (mientras que reciben del Ayuntamiento unos 20 euros por cada hora de cada docente) para talleres que tienen una duración de entre 45 minutos y 2 horas (por lo que un profesor recibe 12 euros por ir a dar una clase de 2 horas, teniendo que haberla preparado de antemano y gastando 2,40 euros en viaje de ida y vuelta).
    Mal servicio, y en definitiva, enriquecimiento ilícito a costa de un servicio esencial

    Sin respuestas
  • CONSUELO GARCIA AYALA

    Es inaudito la situación ke tenemos ahora en Madrid con los centros culturales, yo hace 30 años hacia todos los cursos que queria, hasta hice un curso de electricidad y teniamos guarderia"" gratis"" ahora se piensa que la la gente puede pagarlo todo o que; NO SOLO DE PAN VIVE EL HOMBRE, yo espreso aqui mi apoyo y mi deseo de que se hagan talleres de todo tipo, para todas las edades (una forma mas de dar empleo), y claro a MINISVALIDOS, MAYORES, MADRES, ESTUDIANTES ETC, que demuestren su necesidad por la proximidad SE LES PUEDA DAR facilidades en centros culturales proximos a sus domicilios

    Sin respuestas