Decide Madrid

Volver

Referendum para la gestión adecuada del dinero de los madrileños

uno de madrid uno de madrid  •  08/09/2015  •    18 Comentarios  • 

El dinero que gestiona el Ayuntamiento de Madrid es de los madrileños, y su gasto debe retribuir única y exclusivamente a los madrileños.

Todo gasto que los políticos pretendan hacer, y que se aparte de este objetivo, debería ser aprobado en referendum popular.

Propongo que se decida en referendum si aprobar o no el gastos de dinero de los madrileños en personas extranjeras.

Igualmente propongo que de ahora en adelante, cada subida de cualquier impuesto o tasa deba ser aprobada previamente en referendum por los ciudadanos de Madrid.

Comentarios (18)


Necesitas iniciar sesión o registrarte para comentar.
  • DavidJ

    "...Propongo que se decida en referendum si aprobar o no el gastos de dinero de los madrileños en personas extranjeras..." , ¿En serio reclamas democracia cuando lo primero que haces es excluir?.

      • uno de madrid
        uno de madrid  •  Autor  •  08/09/2015 13:05:00

        Te respondo lo mismo que a Angelbauer. Simplemente lo he puesto de ejemplo porque es un tema de actualidad, pero si lees un mensaje que he puesto antes con una explicación más extensa (comentando la "Ley de hierro de la oligarquía" de Robert Michels), comprenderás que estoy convencido de que la única forma democrática de gestión es la democracia directa mediante referendums populares para todo. Así atamos de pies y manos a los políticos, esos oligarcas que no quieren trabajar (gestionar y dirigir a las decenas de miles de funcionarios de los que son jefes) porque es muy pesado y aburrido, y se limitan a dar rescates/ayudas a sus bolsas de votantes/financiadores.

        Sin respuestas
  • uno de madrid
    uno de madrid  •  Autor  •  08/09/2015 02:13:23

    A los que votéis negativo os pido que argumentéis.

    Como ya explicó Robert Michels al enunciar la Ley de Hierro de la Oligarquía, toda organización que crece se apoya en los especialistas para crecer más rápido y más fácilmente. Conforme una religión, un sindicato, un partido o un estado crecen, es necesario tomar decisiones más complejas o en poco tiempo; muchas veces surgen oportunidades que requieren el manejo de muchos medios de forma autónoma y fuera del control de las bases, etc.

    Esto hace que los especialistas vayan ocupando los puestos importantes dentro de la organización.
    A medida que pasa el tiempo y los especialistas ocupan los puestos importantes, más y más decisiones son tomadas por los especialistas, mientras que poco a poco se anula la capacidad de decisión de las bases hasta convertirla en testimonial.
    Finalmente son los líderes los que deciden por las bases, y el "flujo de decisión" se invierte. La organización deja de dedicar sus esfuerzos a ejecutar las decisiones de las bases, y empieza a dedicar sus acciones a convencer a todos (tanto al resto de la población como a las mismas bases) de la conveniencia/necesidad de las decisiones de los líderes.
    Resumiendo, la organización termina siendo controlada por unos pocos líderes: ha completado su evolución hasta convertirse en una Oligarquía.

    Esto ocurre en todas las organizaciones creadas por el hombre: empresas, religiones, maquinaria estatal, partidos políticos, sindicatos...

    Por eso, porque estamos gobernados a través de partidos oligárquicos (controlados por sus líderes), que se pelean por controlar un aparato del estado que a su vez también es oligárquico, es imposible vivir en democracia.
    Utilizan esas organizaciones para tomar el control del presupuesto público y repartírselo entre sus amiguitos.
    Mientras, nosotros les pagamos la fiesta.

    Ya está bien de saguijuelas.

    La única forma de conseguir democracia verdadera es obligando al aparato político a someterse a la voluntad popular mediante referendums continuos vinculantes.
    Que seamos los ciudadanos, mediante la única democracia que existe (referendums populares vinculantes para todo) los que decidamos nuestro futuro.

    Es necesario que las acciones de los políticos estén sometidas a un escrutinio continuo y, sobre todo, A UN REFRENDO CONTINUO.
    Todas las leyes/disposiciones/decretos/ordenanzas deben ser aprobadas en referendum popular.
    Que no puedan aumentar la deuda pública sin que se apruebe en referendum popular.
    Que no puedan subir los impuestos sin que se apruebe en referendum popular.
    Que no puedan aprobar nuevos gastos/"inversiones"/obra pública/"rescates"/"ayudas a sus amigotes" sin que se apruebe en referendum popular.

    Estamos gobernados por una Oligarquía y la única forma de huir de ella y de aproximarnos a la democracia es mediante la obligación legal de los políticos de someter a referendo popular practicamente la totalidad de las decisiones.
    Mientras esto no se apruebe, estaremos viviendo en una Oligarquía.

    PD: Por supuesto, esto se extiende a toda España y a toda la Unión Europea.
    Pero debemos empezar por nuestra ciudad.