Decide Madrid

Resultados de la búsqueda

Mostrando 94 - 96 de un total de 106 debates que contienen 'Transparencia Participación'

Toda la ciudad

LAZOTEA

STOP OPERACIÓN CHAMARTIN Madrid Nuevo Norte

  4 Comentarios  •  01/11/2018  •  Antonio Bellver Soroa

Estamos a tiempo

Ahora Madrid surgió como un proyecto colectivo e ilusionante. Tras décadas de gobierno del Partido Popular en nuestra ciudad en las que las políticas públicas dilapidaron el gasto social para centrarlo en los intereses de las élites económicas, construimos entre todas un proyecto político que ponía el foco en la mayoría social y sus necesidades.

Los y las aquí firmantes pensamos en transformar nuestras ciudades para intentar acabar con el encarecimiento de la vivienda, con las burbujas inmobiliarias que acabamos sufriendo la mayoría social, con los desahucios y con el expolio de las grandes operaciones urbanísticas al servicio de esa casta que entiende la ciudad como su cortijo. Soñamos con construir un modelo de ciudad democrática en la que toda la ciudadanía pueda intervenir en la definición, la gestión y el desarrollo de las políticas fundamentales, y no solo cada cuatro años. Coincidimos en la necesidad de empoderar a nuestras vecinas de cada barrio, de acercar la política al territorio. Por todo ello, y hoy más que nunca, seguimos defendiendo un urbanismo participado que ponga en valor la inteligencia colectiva y que ponga en el centro las necesidades sociales.

El programa electoral que todas defendimos y defendemos, y en el que participamos o apoyamos, apostaba por la defensa del interés general en el planeamiento urbano, por la puesta en marcha de mecanismos de transparencia que frenasen los procesos especulativos. Hablábamos de mecanismos de control, de transparencia y participación ciudadana, de elaborar protocolos, de auditar compromisos pasados. Y, sobre todo, de reequilibrar una ciudad totalmente descompensada entre el norte y el sur. Hablamos también de terminar con la separación de la inversión entre el norte de la ciudad, el de las grandes oficinas y los grandes centros atractores de puestos de trabajo; y la vivienda para la clase trabajadora en el sur. Porque vinimos a gobernar para la mayoría social.

Madrid Nuevo Norte

Desafortunadamente, tras la aprobación inicial de un desarrollo urbanístico que deja de lado las necesidades sociales, queremos mostrar nuestra disconformidad con la misma y nuestra decepción al zarpazo que supone a nuestra manera de hacer política.

En un entorno en el que el 80% del suelo es público, únicamente el 20% de la vivienda que se construirá tiene algún tipo de protección. Se prioriza una inversión millonaria en el norte de la ciudad frente a las necesidades de otros barrios, particularmente del sur, más empobrecidos. No soluciona las reivindicaciones de las vecinas y vecinos y, para que todo encaje, plantea como zona verde un jardín sobre una losa de hormigón. Con esa aprobación inicial decidimos que nuestra ciudad forme parte de un proyecto enfangado en una absoluta opacidad que no permite conocer los detalles de los acuerdos firmados entre DCN y ADIF. Y queremos decir que no. Que no cuenta con nuestro apoyo.

No cuenta con nuestro apoyo, sobre todo, porque supone un abandono de la elaboración colectiva de las políticas de nuestra ciudad, con las grandes asociaciones y organizaciones vecinales y ecologistas manifiestamente en contra de este nuevo proyecto.

Por todo lo anterior exigimos que:

-Se publique o se exija la publicación de toda la documentación vinculada al desarrollo, incluyendo toda la documentación relativa al convenio entre ADIF y DCN. Sólo con transparencia la ciudadanía podrá tener conocimiento de lo que supone para la ciudad y para las partes implicadas el acuerdo que se pone encima de la mesa. Se dé respuesta a las necesidades ciudadanas que se recogían en 2016 con Madrid Puerta Norte, aparcadas ahora con el nuevo proyecto. -Se busquen mecanismos de negociación y participación con el tejido asociativo de la ciudad, en los distritos, con el tiempo suficiente para el estudio y elaboración de propuestas. Una operación urbanística de este calado afectará al modelo de ciudad de aquí a muchos años y es necesario contar con las personas que habitan el territorio para llevarla a cabo. -Se busquen mecanismos de debate en el seno de Ahora Madrid sobre las decisiones que tanto se alejan de los acuerdos adoptados en el programa electoral con el que resultamos elegidos y elegidas para gobernar la ciudad, incluso señalando límites que en aquel momento no se supieron ver, ausencias, potencias, cosas que se han hecho incluso mejor y otras que no tanto. Es decir, un espacio en el que se pueda debatir sobre lo que ocurre en la ciudad y las políticas públicas que se llevan a cabo.

Gobernar no es gestionar recursos durante 4 años y nada más. Es escuchar las necesidades de la ciudadanía y de aquellos colectivos con los que se construyó un proyecto ilusionante, y de todos aquellos que se quieran unir.

Se puede revertir esta situación que tanto se aleja de un trabajo colectivo y transparente. Nosotras, personas vinculadas a un Ahora Madrid que aún existe, en su forma extraña pero también rica de partidos, organizaciones, independientes, movimientos, etc., nos sentimos mandatadas por un programa con el que trabajar de manera continua pero siempre transparente.

Porque gestionar pierde sentido si no es para desarrollar las políticas que vinimos a hacer, siempre con la mayoría de la población, la que el resto de gobiernos municipales ha ignorado históricamente.

Aún estamos a tiempo.

No estoy de acuerdo 82%
-47 votos

Democracia directa como única forma de acabar con la Oligarquía

  1 Comentario  •  08/09/2015  •  uno de madrid

Es necesario que las acciones de los políticos estén sometidas a un escrutinio continuo y, sobre todo, A REFRENDOS CONTINUOS.

Por ello propongo que se apruebe lo siguiente:

Obligar legalmente al ayuntamiento de Madrid a que:

  1. Todas las leyes/disposiciones/decretos/ordenanzas deben ser aprobadas en referendum popular.
  2. No se puede aumentar la deuda pública sin que se apruebe en referendum popular.
  3. No se pueden subir los impuestos sin que se apruebe en referendum popular.
  4. No se pueden aprobar nuevos gastos, inversiones, obra pública, rescates a empresas insolventes, ni ninguna otra ayuda pública a los amigotes/votantes del político de turno sin que se apruebe en referendum popular.

Estamos gobernados por una Oligarquía y la única forma de huir de ella y de aproximarnos a la democracia es mediante la obligación legal de los políticos de someter a referendo popular practicamente la totalidad de las decisiones.

Mientras esto no se apruebe, estaremos viviendo en una Oligarquía.

Como ya explicó Robert Michels al enunciar la Ley de Hierro de la Oligarquía, toda organización que crece se apoya en los especialistas para crecer más rápido y más fácilmente.

Conforme una religión, un sindicato, un partido o un estado crecen, es necesario tomar decisiones más complejas o en poco tiempo; muchas veces surgen oportunidades que requieren el manejo de muchos medios de forma autónoma y fuera del control de las bases, etc. Esto hace que los especialistas vayan ocupando los puestos importantes dentro de la organización.

Cuando ha pasado suficiente tiempo los especialistas ya ocupan los puestos importantes. Más y más decisiones son tomadas por los especialistas, quienes poco a poco anulan la capacidad de decisión de las bases hasta convertirla en testimonial.

Finalmente son los líderes los que deciden por las bases, y el "flujo de decisión" se invierte. La organización deja de dedicar sus esfuerzos a ejecutar las decisiones de las bases, y empieza a emplear su energía en convencer a todos (tanto al resto de la población como a las mismas bases) de la conveniencia/necesidad de las decisiones de los líderes.

Resumiendo, la organización termina siendo controlada por unos pocos, los líderes, quienes toman todas las decisiones importantes, y que usan los medios de la organización para su beneficio personal: completa su evolución cuando se convierte en una Oligarquía.

Esto ocurre en todas las organizaciones creadas por el hombre: empresas, religiones, maquinaria estatal, partidos políticos, sindicatos... Por eso, porque estamos gobernados a través de partidos oligárquicos (controlados por sus líderes), que se pelean por controlar un aparato del estado que a su vez también es oligárquico, es imposible vivir en democracia. Los líderes de todos y cada uno de los partidos/sindicatos/estados/aparatos-religiosos/asociaciones/sectas/etc que han existido y existirán utilizan esas organizaciones para tomar el control del presupuesto y repartírselo entre sus amiguitos.

Y en el caso de los partidos y el aparato del estado, lo hacen con el presupuesto público. Somos nosotros, el pueblo, los que les pagamos la fiesta a los nuevos señoritos. Ya está bien de sanguijuelas. La única forma de conseguir democracia verdadera es obligando al aparato político a someterse a la voluntad popular mediante referendums continuos vinculantes. Que seamos los ciudadanos, mediante la única democracia que existe (referendums populares vinculantes para todo) los que decidamos nuestro futuro.

PD: Por supuesto, esto se extiende a toda España y a toda la Unión Europea. Pero debemos empezar por nuestra ciudad.

No estoy de acuerdo 41%
7 votos

Cambios reales hacia el bien HUMANO

  1 Comentario  •  10/09/2015  •  Seyven

Mucho tiempo llevo planteándome el por qué de buscar la separación entre provincias, comunidades, países... etc. Seguro que de esto que escriba la mitad no se leerá y la otra mitad se leerá a ciegas. Dicho esto comienzo:

Muchos han sido los avances que el ser humano, a lo largo de la historia, ha realizado. La mayoría de los avances se centraron en crear comodidades, facilidades, vías de escape al trabajo intensivo. Pero últimamente, y con el paso de los años, me he dado cuenta de que estamos teniendo una involución de ese ideal, la sociedad se está volviendo algo pernicioso, dañino para el ser humano.  Tantas frases de: “con un duro esfuerzo llegarás muy lejos”, eso, amigo lector, es mentira.

Tenemos miles de avances tecnológicos, políticos y sociales, pero en cambio solo benefician a unos pocos y en su mayoría vienen de una alta cuna. El resto de los mortales se mata a trabajar para, como mucho, llegar algún día a lamerle los pies a alguien de más arriba.  Obviamente si uno es inteligente y saca adelante un proyecto llegará a ser importante y a ser otro de los beneficiarios de la sociedad. Pero, admitámoslo, eso es el 1% de la población.  Cabe mencionar a Steve Jobs, Bill Gates, J.K. Rowling, gente importante, genios de nuestra era que supieron exprimir sus ideas. Privilegiados, si se les puede llamar de alguna forma. Esas personas, a día de hoy son grandes beneficiarios de sus logros, y así sus descendientes por varias generaciones lo serán. Pero, ¿qué hay de la gente de a pie? Esa gente, en su mayoría trabajarán toda su vida por un mísero salario que les dará para vivir, y recalco vivir. No para vivir bien. 

Hace décadas que podíamos tener una jornada laboral de cuatro horas y llamar a esta una jornada completa. En cambio, nos hundimos en la miseria evolutiva manteniéndonos firmes en nuestro ideal de sociedad perfecta, una sociedad putrefacta que dejamos sobre la mesa esperando que madure y salga un manzano de ésta, cuando la realidad es que se la están comiendo los gusanos y tarde o temprano alguien tendrá que venir y tirarla a la basura.  Quiero, deseo y espero llegar a ver el momento álgido de la historia en el que los trabajos que no requieran de un alto grado de formación desaparezcan, siendo las personas sustituidas por máquinas. Y es que, ya no vivimos en el siglo XIX, ya no son paranoias de unos analfabetos desesperados por dar de comer a su familia a riesgo de sacrificar la vida misma con tal de conseguirlo. Estamos en pleno siglo XXI, una era de enormes avances cada diez años, una era en la que los robots son cada vez más inteligentes, seguros y eficientes incluso que las personas. Estamos a punto de romper la barrera de la naturaleza y mirar cara a cara a Dios. Nuestras propias creaciones: los robots. 

Cientos de millones de transistores recorriendo cada parte de su esqueleto metálico, tan distintos a nosotros y a la vez tan semejantes. Ellos son nuestro futuro, nuestra creación, y temo, que nuestra evolución.  Ahora, llegados a este punto, querido lector. Responde: ¿Cómo crees que se encargará la sociedad de regular ese despido masivo de personas? ¿Cuántos crees que se beneficiarán de las tecnologías de nueva era? Estamos en una sociedad que prioriza al a la mujer, al niño, pero por encima de todo, prioriza al rico. Y no, si seguimos de la manera en la que hemos estado haciéndolo hasta ahora solo los ricos seguirán sacando ventajas de vivir en el siglo XXI. Mientras tanto, el resto de gente vivirá en el XIX, porque somos débiles, porque nos ciegan y nos abducen. Y aquí ya no hacen falta alienígenas, como en las típicas películas de los 90, solo hay que mirar y encontrarlos en las altas esferas de nuestra sociedad, se disfrazan de personas, hacen creer que son iguales a nosotros, incluso ellos mismos creen serlo, pero no es así. Hemos pasado de investigar curas contra las enfermedades por el bien de las personas a investigarlas solo en caso de que haya dinero de por medio.

Priorizamos el uso contaminante del petróleo porque a nuestros bolsillos les duele más tener un coche eléctrico, porque nadie quiere que compres un coche eléctrico, ¡qué harán los “pobres” jeques sin sus petrodólares si todos invierten en energías renovables!  ¿Véis? ¡Anteponemos el dinero al bien común, anteponemos el sucio, mugriento y envenenado dinero a salvar vidas!,  tal es el grado de abstracción y ceguera del ser humano de nuestra época que, ¡anteponemos el dinero al ser humano! ¡Somos esclavos del verde y las apariencias! Propongo poner fin a esta pesadilla de separación, de marginación y exclusión social causada por nuestra propia creación. Es hora de hacer cambios en la estructura política y social y cambiar de una forma drástica y absoluta nuestra forma de guiarnos por la vida. Es hora de echar colirio a nuestros ojos y librarnos de la ceguera provocada por los cristales camuflados entre el humo de la quema de petróleo y ver más allá de nosotros y lo que nos envuelve, de darnos cuenta de que hay más personas que nosotros, de que hay más vida que nuestro cuerpo, de darnos cuenta de una vez… De que lo estamos haciendo mal.  

No estoy de acuerdo 60%
-6 votos

Distritos

Encuentros en directo

CONECTADOS. Encuentros en directo con expertos del Ayuntamiento de Madrid

No hay vídeos disponibles