Decide Madrid

Volver

RESTAURACION MURAL RASTRO DE MADRID CAVESTANY-casa de PLAZA CASCORRO 3

Manuelginzalezdeburgos Manuelginzalezdeburgos  •  22/12/2018  •  Centro  • 

mural4bb5-8bd9-3c8b31595df2_2578_.JPG
mural4bb5-8bd9-3c8b31595df2_2578_.JPG

Código proyecto de gasto: 15406

un mural de 18 metros encargado en 1983 por Tierrno Galván, con mas de 30 personajes, representa la vida de los ochenta , en la Mandragora, y en el rastro madrileño, es un icono de Madrid, donde figura desde Joaquin Sabina en el año que creo su famoso "pongamos que hablo de Madrid " al fallecido Javier Krahe.Más de 30 personajes que definen la vida y la epoca de Madrid y que se esta deteriorandoy no se ha rehabilitado nunca

Enrique Cavestany ha tratado en vano durante los últimos años de que no se perdiera

El rastro de Madrid no sólo se hace visible el fin de semana. En plena plaza de Cascorro un mural de 17 metros de altura y casi 5 de ancho recuerda permanentemente su intensa actividad: Más de 30 personajes recorren los puestos apilados como si de una manifestación se tratara.

Representa el Madrid de los 80, aquel en el que los bares tenían un protagonismo vital: La Mandrágora y la Bobia aglutinaban la cultura del la época: un hervidero de pintores, cantantes, fotógrafos, cineastas, compositores, actores… tomaban el Rastro, Chueca y Malasaña. El domingo era un día único: todos los parroquianos de la nueva  religión asistíamos al templo sagrado, a nuestro Rastro, bien prolongando la noche o bien asistiendo a la nueva procesión laica.

Y como si de una consagración se tratara, su autor, Enrique Cavestany, expone una serie  de personajes encabezados por Joaquín Sabina, paralizados ante una escena familiar.

Realmente se trata de un homenaje a La Mandrágora y su mundo, con una vida corta de apenas 5 años , y del que precisamente Cavestany fue su fundador. Y donde  Krahe y Sabina desgarraron poemas y notas entre el eco de su cueva, Tamariz hizo magia, escritores como Cela o Sánchez Drago desvelaron parte de sus misterios… y sí un sinfín de grandes artistas, de recitales, de personajes célebres en la movida.

El frontal verde de La Mandrágora aparecía antes de que -como dijera Sabina- el sol fuera quemando la ropa y los colores se fueran diluyendo en este Madrid donde como en un patio de corrala, se sienta toda una familia, la del artista , contemplado la vida.  Son Puri Laiseca, suegra del artista, que se sienta junto a sus nietos Juan, Gabriel y Tomás, su padre y sus tres hijos, el ya mencionado Sabina, Lucía (primera mujer del cantautor, “que aceptó posar en pelotas y luce un desnudo muy aceptable”), Alberto Corazón, Juan Luis Cebrián... El propio Cabestany se autoretrata ante la mesa de trabajo y su esposa, Begoña Sánchez,  acompaña  a Sabina en la cabeza de la marcha

Tumbado en la parte inferior, Manolo Paniagua, fundador de La Mandrágora y vendedor del Rastro, aparece rodeado de sus objetos. Reposa tranquilamente asentado en su mercado tradicional. Todos llevan ropa de otra época, como si de una fiesta de carnaval se tratara. Y entre los objetos, la máquina de coser, la vieja radio y una carta al estilo de la publicidad de los 50 que anuncia el título de la obra Cocktail Gran Luxe, sírvase muy frío  una botella de soda y que quizás se quede sin abrir para aquellos que les gusta el whisky sin soda y el sexo sin boda .

 

Pero el mural se desquebraja, sus personajes tienen mala cara. Y aunque el propio artista ha tratado muchas veces de recuperarlo, el vacío y el hueco han hecho mella en su ánimo. Mientras Embajadores es considerado el barrio más cool del mundo, una parte importante de su historia se desvanece.

Me he puesto el reto de volver a intentarlo, consciente de que sólo desde el apoyo de marcas comerciales podría acometerse el coste de su restauración. Quizás porque con su desaparición desaparecemos todos los que en aquellos años nos creímos que Madrid no dormía, que era la ciudad más viva dinámica y esperpéntica de la vieja Europa, y que hicimos movida lo que simplemente eran ganas de vivir, de soñar la libertad de gritarla y de besarnos por las esquinas.

 

Ubicación: plaza de cascorro 3

Propuesto en nombre de: Asociacion de Comerciantes Nuevo Rastro de Madrid

Documentos (2)

Informe de inviabilidad

El mural propuesto a restaurar se ubica en la fachada de un edificio de viviendas de propiedad privada, y no se realiza mantenimiento ni conservación del citado mural por parte del Área de Gobierno de Cultura y Deportes al no pertenecer a ninguno de los edificios adscritos a esta área. Los proyectos de los presupuestos participativos se limitan a aquellos en que el Ayuntamiento de Madrid puede garantizar su ejecución. En tal sentido lamentamos informarle que la iniciativa que presenta implica la intervención en una propiedad privada. Por lo tanto, no existiendo garantía de que la propuesta pueda ejecutarse, se propone declarar la inviabilidad del proyecto.


Necesitas iniciar sesión o registrarte para comentar.
No hay hitos definidos