Decide Madrid

Volver

Diferencia entre botellón y beber en la calle.

Ruy García Ruy García  •  07/09/2015  •    136 Comentarios  • 

Actualmente beber una simple lata de cerveza en la calle, sin molestar a nadie, te puede costar 600 €. En mi opinión esa es una sanción extremadamente desproporcionada, sobre todo teniendo en cuenta que es la misma sanción que se aplica a quienes, durante un botellón, generan ruidos molestos hasta altas horas de la noche, dejan todo lleno de basura y en ocasiones hasta rompen mobiliario urbano. Obviamente estoy completamente a favor de sancionar esta segunda actitud, pero me parece una grave injusticia castigar la primera.

Beber no implica necesariamente emborracharse, un grupo de amigos puede perfectamente reunirse en un parque para disfrutar del aire libre, charlar y tomar algo sin que ello implique realizar ninguna conducta incívica. Como dice el refrán: “tu libertad termina donde empieza la de los demás”.

Hasta hace un par de años, cuando la policía nos encontraba bebiendo en el parque, nos identificaban y nos decían que si a la mañana siguiente había basura en el parque nos multarían. Y si ese día la reunión era más numerosa (y por tanto más ruidosa) de lo habitual, nos aconsejaban bajar el volumen y no provocar a los vecinos, porque si éstos volvían a quejarse, nos multarían también por el ruido. Este procedimiento me parece fantástico, porque defiende el derecho de los vecinos a descansar y a tener unos espacios públicos limpios, a la vez que defiende también el derecho a divertirse en cualquier sitio, siempre y cuando se haga con respeto a los demás.

Gracias por leer y por opinar.

Comentarios (136)


Necesitas iniciar sesión o registrarte para comentar.
  • Astro_Z

    Os voy a contar lo que me ocurrió en una pequeña plaza de la zona centro hace un par de meses. Estaba yo con dos amigos sentados en un banco, cada uno con una lata de 33Cl de Cerveza, a unos 5 metros, unas 100 mesas (sin exagerar) de terrazas de bares próximos, con su mas de una centena de personas bebiendo y riendo ocupando las mesas. Se acercan dos policías de paisano a nosotros y nos identifican para posteriormente multarnos. El agente (muy amable, porcierto) nos explicó que nos tenía que multar debido a las quejas de los vecinos por el ruido... A lo que le pregunté ¿El nuestro o el de las personas de las terrazas? Al final acabó dándome la razón y no nos denunció. Pero es absurdo que la normativa se hiciese por el ruido y sin embargo las terrazas de los bares puedan estar montadas hasta la 1:00, pero la multa del ruido se la lleven tres chavales que bebían tranquilamente 3 cervezas después de un duro día de trabajo...