Decide Madrid

Volver

Campaña de Civismo para fumadores y dueños de perros y ciudadanos en general

ideacas ideacas  •  07/09/2015  •    23 Comentarios  • 

Existe una teoría que considero que funciona muy bien para explicar lo que sucede en Madrid, la teoría de las ventanas rotas (http://elpais.com/diario/2004/10/18/catalunya/1098061644_850215.html). Básicamente, como dice el artículo, explica que si en un edificio aparece una ventana rota, y no se arregla pronto, inmediatamente el resto de ventanas acaban siendo destrozadas por los vándalos porque la ventana rota envía un mensaje: aquí no hay nadie que cuide de esto. Esto pasa en Madrid con fumadores y dueños de perros y resto de ciudadanos en general. Si la ciudad estuviera limpia, y esto compete al ayuntamiento de Madrid, el incívico dueño de perro no dejaría la caca de su perro en la calle, o el fumador que lleva prisa cuidaría dónde dejar su colilla. El que tira las bolsas de plástico, el que deja la mierda en la papelera hasta arriba de residuos, todos cuidaríamos la limpieza general de nuestro municipio.  En este juego de la gallina y el huevo ambos problemas necesitan solucionarse en paralelo. Primero, necesitamos una campaña de civismo que recuerde a los madrileños que o mantenemos limpia la ciudad nosotros o no lo hará el turista o el que viene a visitarla de paso. Segundo, y en paralelo, necesitamos más servicios de limpieza. 

Comentarios (23)


Necesitas iniciar sesión o registrarte para comentar.
  • Eduardo Marquez

    En Barajas, mi barrio, es tremendo la cantidad de cacas y colillas que hay por las calles. También latas de bebida, paquetes de bollerías golosinas, helados. Creo, efectivamente en la necesidad de concienciar a los ciudadanos del deber de no ensuciar las calles. Es un deber para con la sociedad.
    En mi infancia recuerdo campañas que invitaban a ser limpio en las calles como en casa.
    Son necesarios los servicios de limpieza, pero también los ciudadanos debemos contribuir no ensuciando.
    Si con esto no fuera suficiente, queda la desagradable necesidad de la multa .
    Pero claro el mejor policía, el mejor barrendero siempre es uno mismo: es mas limpio el que menos ensucia.

    Sin respuestas
  • Eduardo Marquez

    En Barajas, mi barrio, es tremendo la cantidad de cacas y colillas que hay por las calles. También latas de bebida, paquetes de bollerías golosinas, helados. Creo, efectivamente en la necesidad de concienciar a los ciudadanos del deber de no ensuciar las calles. Es un deber para con la sociedad.
    En mi infancia recuerdo campañas que invitaban a ser limpio en las calles como en casa.
    Son necesarios los servicios de limpieza, pero también los ciudadanos debemos contribuir no ensuciando.
    Si con esto no fuera suficiente, queda la desagradable necesidad de la multa .
    Pero claro el mejor policía, el mejor barrendero siempre es uno mismo: es mas limpio el que menos ensucia.

    Sin respuestas
  • vmonreale

    A mi lo de las campañas de concienciación me parecen muy bien, aunque estoy convencido de que sólamente sirven para las personas que ya estamos concienciadas. Al resto les da igual.Lo que habría que hacer es que se cumplan las ordenanzas municipales (que para eso están) y a todo aquel que las incumpla, como los dueños de perros que los llevan sueltos y no recogen los excrementos, aquellos que dejan tiradas en la calle las latas de cerveza, las botellas, los restos de comida, aquellos que aparcan sus coches en donde les da la gana, etc, se les pusiese la correspondiente multa y el ayuntamiento se ocupase de que la pagasen. Está demostrado que los ciudadanos solamente reaccionamos cuándo nos multan.

      • ideacas
        ideacas  •  Autor  •  07/09/2015 13:26:51

        Sí, la campaña de concienciación podría ser un primer paso menos agresivo, más participativo, de mejorar la ciudad entre todos. El ayuntamiento pone de su parte, el ciudadano hace el resto. Esto es lo que debería suceder en una sociedad moderna comprensiblemente civilizada. Dicho esto, dudo que seamos esa sociedad. . Cada vez que veo una caca de perro o una lata en la calle pienso exactamente como tú, en multar y de forma dura al que no se comporte de acuerdo a unas normas de convivencia. Saludos!

        Sin respuestas