Decide Madrid

Volver

Permitir el acceso de los perros al transporte público

SrPerro SrPerro  •  15/09/2015  •    227 Comentarios

Código de la propuesta: MAD-2015-09-49

La posiblidad de desplazarse con un can en transporte público es una asignatura pendiente en Madrid. Es una medida que puede fomentar la adopción, atraer turistas y facilitar el día a día a muchos.

Los dueños de perro en Madrid tienen serios problemas para poder desplazarse en la ciudad si su can pesa más de 5-6 kilos.  Esto es algo que nos aleja mucho de Europa -en la mayoría de capitales europeas el hecho de ver a un perro en transporte público, incluso en trenes de larga distancia, es algo cotidiano- y que, de propina, se convierte en una barrera adicional para la adopción. Si sabes que tener perro será tan complicado como a veces resulta en Madrid, te lo pensarás muy mucho antes de dar ese paso.

En este momento sólo se permite el acceso de canes de todos los tamaños en Cercanías RENFE. Viajan con bozal y correa, respetando unos horarios lógicos (evitando la hora punta). Es una normativa que se aplica en toda España. Y que no genera ni conflictos ni problemas.

En Madrid, tan sólo si tienes un perro pequeño puedes subir al transporte público.

En Metro pueden viajar aquellos que tienen perros pequeños en "receptáculos idóneos". Aún así, no es infrecuente que en una estación te dejen subir y en la siguiente te digan que no puedes viajar con tu perro puesto que "el personal de Metro de Madrid será quien valore, según su prudencial criterio, el peligro o molestia que en cada caso suponga el animal o receptáculo de transporte, tal y como se viene haciendo con cualesquiera equipajes, objetos o bultos".  

En la EMT, de nuevo, la situación es similar: "No se puede viajar con animales en los autobuses de la EMT, salvo perros guía en el caso de personas invidentes, o sus adiestradores, o pequeños animales domésticos, siempre y cuando los mismos sean transportados por sus dueños en receptáculos idóneos, y no produzcan molestias por su olor o ruido, o en general al confort de los restantes viajeros."

¿Por qué no optar por una política más europea al respecto? Con sentido común y lógica se debe poder trasladar la política que funciona sin mayor problema en Cercanías RENFE a otros medios de transporte. En Barcelona ya se puede ir en Metro con los perros, un logro que agradecen miles de personas y que, más allá de las reticencias iniciales, tampoco no ha generado conflictos. En Fuengirola y Palma de Mallorca, por citar otros dos ejemplos, los canes suben a ciertas líneas de Autobús.

Es, incluso, una medida que fomenta el turismo urbano: cada vez más personas -tanto en España como en el resto de Europa- eligen pasar sus vacaciones en compañía de sus canes. Saber que en Madrid pueden ir de un lado a otro de la ciudad en transporte público sin problemas sería otro aliciente más a la hora de elegir este destino para una escapada.

Tanto en otras capitales europeas como en estas ciudades españolas, por supuesto, hay gente alérgica a los perros o personas que les tienen miedo. Eso no quiere decir que sea imposible permitir el acceso de canes educados y debidamente controlados a los transportes públicos. ¡No es incompatible! Bastaría con establecer unos horarios -para que los dueños de perros no utilicen los transportes públicos cuando hay mayores aglomeraciones- y unas normas claras, perros con bozal y correa, sólo un perro por persona, etc.

Esta posibilidad ha sido estudiada en varias ocasiones pero siempre se ha quedado en el tintero, haciendo que Madrid resulte poco amiga de los perros, en cuanto a su acceso a lugares y espacios públicos.

Ha llegado el momento de cambiar la situación y de lograr que Madrid sea, por fin, una ciudad perrunamente simpática.

http://www.srperro.com/consejos/viajar-con-perro/viajar-con-perro-en-metro-o-autobus-en-madrid-el-tamano-si-importa


Necesitas iniciar sesión o registrarte para comentar.
  • Eva Madriz

    Absolutamente de acuerdo. Además se puede regular haciendo obligatorio el uso de bozan independientemente de la raza o tamaño para dar más seguridad al resto de viajeros. Asignar un horario, fuera de las horas punta, así como establecer el uso de determinados vagones (al igual que las bicis que sólo se pueden llevar en el primer y último vagón) para asegurar que la gente que no le gusten o sea alérgica a los animales pueda evitar viajar con ellos.

    Sin respuestas
  • Javi_Madrid

    Permitir la entrada de animales en el transporte público supondrá que estará muchísimo más sucio, lleno de orines y excrementos, igual que las calles y parques de la ciudad. Además suponen una reducción de espacio para los usuarios, peligros en casos de animales peligrosos, posibles peleas entre animales, ladridos en los vagones, por no hablar de la imposibilidad para utilizar el transporte público por parte de las personas alérgicas o con miedo a los perros. Los perros guías son una clara excepción, son imprescindibles para que sus dueños puedan desplazarse, están bien educados y son poco frecuentes.

      • Manuel_Moratalaz

        Siento estar en desacuerdo: Con parte del transporte destinado a los usuarios con mascotas, habría espacio y respeto para todos nosotros. Por ejemplo con la implementación de vagones para personas con perros, un número de autobuses de cada línea con el mismo propósito, etc.
        Ensucian tanto como las suelas de nuestros zapatos, y es de responsabilidad de los dueños educarlos para que no hagan sus necesidades en los vehículos, que pueden dotarse de papel por una inversión exigua.
        Las razas peligrosas están reguladas por normativas más duras, pero sobra decir que los dueños conocen a sus compañeros. Yo al mío lo llevaría siempre con bozal pese a que no es violento, por precaución. Veo más peleas en los búhos que en los parques perrunos.

          • AlvaroCG

            Tener mascotas es TU derecho y TU responsabilidad. No cargues a los demás con tus decisiones. Tus derechos y los de tu perro acaban cuando empiezan los derechos de los demás. Derecho de la gente que les tiene miedo a no tener que ir en un espacio reducido con ellos. Derecho a no tener que olerlos, sobretodo para personas alérgicas con problemas de salud.
            ¿Y poner un vagón solo para perros? Doy por hecho que lo pagarías tu. Sino, vuelto a reiterar, el perro es tu responsabilidad, no la nuestra.

            Y todo esto te lo digo yo, que me encantan los animales, no solo los perros. Imagínate para la gente que les tiene miedo o alergia. Hay que ser sensato y usar esta plataforma para propuestas sensatas, que busquen un BIEN COMÚN, y no la comodidad de unos pocos.

              • Manuel_Moratalaz

                La diferencia es que es algo bidireccional. No busco imponer que mi perro vaya en todos los transportes, sino que se haga un vagón en el metro en el que pueda ir, así los demás respetan mi derecho a tener un compañero de la calidad de un perro y yo respeto el suyo de no querer tenerlo cerca. De hecho ya pago todos los vagones del metro con mis impuestos y el billete.
                Para que lo entiendas: Madrid es una ciudad, no tu casa. Si tú QUIERES ir en coche por el centro, yo tengo respetarlo. Si tu QUIERES ir en bici por un parque, yo tengo que respetarlo. Si tú QUIERES tener un coche diésel cancerígeno, yo, con la legislación actual, tengo que respetarlo. Y así todas las cosas que se hacen en convivencia. No todo es prohibir lo que no me gusta, por que de restricciones no vive una ciudad, y mucho menos Madrid

Esta propuesta no tiene notificaciones.
No hay hitos definidos